Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time:
3
Minute(S)
La hidratación en los niños no solo es importante para mantener su energía. Hay varios motivos por los cuales debemos cerciorarnos de que mantengan una hidratación adecuada.

Como todos los padres, abuelos o cuidadores saben, los niños tienen una energía impresionante. Pueden correr por horas sin parar, así que siempre tendrán sed.

Es vital que nuestros hijos tengan acceso al agua y que la consuman con regularidad para su bienestar, salud y desarrollo. Y, con un poco de imaginación y planeación, también puede ser algo que pueden disfrutar muchísimo.

Los niños pueden olvidarse de que tienen sed...

Correcta hidratación
Es vital que nuestros hijos tengan acceso al agua.

Una gran parte del peso corporal se conforma de agua; el promedio en adultos es de 60%. Sin embargo, en los niños, la cifra es mucho más alta: casi 80% de agua al nacer y aproximadamente 75% en edad preescolar.

Por todas las actividades que realizan, los niños también son más propensos a deshidratarse, porque tienden a perder agua más rápido que los adultos.

Además, entre tanta diversión, los niños tienden a olvidarse de que tienen sed. Exploran el mundo y se divierten muchísimo, así que postergan todo lo demás.

Algunas investigaciones han demostrado que esto puede tener efectos adversos en su desempeño intelectual (p. ej., Goodman et al. 2013).

Mejor desempeño intelectual

NxNS desempeño escolar

Una buena hidratación también es importante para lograr un buen desempeño intelectual en la escuela.

Estudios recientes (p. ej., Khan et al. 2015 y Booth et al. 2012) han demostrado que un consumo de agua inadecuado y la deshidratación tienen un efecto negativo en el desempeño intelectual y escolar.

Investigadores de la Universidad de California en Davis y Nestlé colaboraron en un estudio acerca de los beneficios del consumo de agua en la memoria de trabajo y la atención en 52 niños de entre 9 y 12 años.

Los niños realizaron pruebas cognitivas a primera hora de la mañana antes del desayuno y al final de la mañana, después de tomar 750 ml de agua en un periodo de dos horas y media. Repitieron el proceso otro día sin tomar agua. El equipo vigiló el nivel de hidratación mediante muestras de orina.

Los resultados demostraron que es importante que los niños se mantengan hidratados todo el tiempo. Aquellos niños que presentaron menos variaciones en su estado de hidratación después de tomar agua tuvieron resultados significativamente mejores en las pruebas cognitivas que durante el día que no la consumieron.

Hábitos de hidratación saludables

Hidratación-Nestlé

Cuando hablamos de una dieta saludable, la atención casi siempre se centra en la comida, pero es importante vigilar el consumo de líquidos en los niños.

El agua es la fuente perfecta de hidratación al ser libre de calorías y azúcar. Aunque no tenga sabor, tomarla no tiene por qué ser aburrido.

Intente ofrecerla en un nuevo vaso especial o usar popotes de papel. Otra opción es poner trozos de fruta o cubos de hielo de diferentes formas en una jarra para llamar su atención.

Los niños responden muy bien a cambios sencillos como este que hacen que tomar agua sea mucho más divertido.