Destina Nestlé México 2.9 millones de pesos para salvar la cosecha de 2 mil productores de Veracruz afectados por la roya

Back to Press releases
prees_release_roya_int1.jpg
  • 5,300 toneladas de café podrán salvarse
  • Veracruz es el principal proveedor de café arábiga para Nestlé

Nestlé México invierte 2.9 millones de pesos para salvar la cosecha de 2,000 pequeños y medianos productores de Veracruz afectados por la enfermedad de la roya. Más de 6,600 hectáreas serán tratadas con productos especializados para el control de plaga de la roya, lo que significa salvar un estimado de 5,300 toneladas de café para la cosecha 2014-2015.

Veracruz es el principal proveedor de café arábiga para Nestlé México. Con inversiones como ésta la compañía trabaja junto con los productores afectados por la plaga, cuyo impacto enferma y debilita a las siembras, reduciendo la productividad de las parcelas, contagiando a plantas sanas y corriendo el riesgo de eliminar por completo producciones enteras de café.

La roya es una enfermedad que afecta al café arábiga y es provocada por el hongo Hemileia Vastratix, presente en nuestro país desde 1981. Debido a las condiciones climáticas, a la evolución de las diferentes razas de este hongo y a la resistencia generada por la enfermedad, en 2013 surgió un nuevo brote que ha puesto en peligro la producción del café arábiga mexicano.

Mediante un acercamiento directo con los productores y actividades de capacitación, Nestlé busca desarrollar soluciones sustentables a este tipo de problemas que afectan la productividad del campo de café mexicano, del cual la compañía compra el 25% de la producción total nacional a más 70 mil cafeticultores.

Estas actividades forman parte de la estrategia de Creación de Valor Compartido de Nestlé, específicamente Plan Nescafé, con el que la compañía invierte alrededor de 48 millones de pesos al año en el desarrollo de productores mexicanos de café. Mediante asistencia técnica, transferencia de tecnología y financiamiento, se busca mejorar la calidad de vida de los cafeticultores y la productividad de sus parcelas, ofreciéndoles, además, la certificación 4C (Código Común para la Comunidad Cafetalera) que avala las buenas prácticas de producción en sus cosechas.